El proyecto de toda una vida

La historia de Luis vino literalmente a llamar a la puerta de EL PERIÓDICO. Era una soleada mañana de invierno cuando este amable ingeniero jubilado se presentó a las puertas de la redacción con un maletín en mano y una tímida sonrisa en el rostro. “Me gustaría, si es posible, hablar con alguien de la sección de ciencia, tecnología o medio ambiente. Tengo algo entre manos que creo que podría ser de su interés”, explicó en recepción. Fue entonces cuando, al ser atendido, Luis desplegó sobre la mesa de la entrada el trabajo de investigación que había ocupado los últimos diez años de su vida. “He encontrado la manera de dar una segunda vida a las pilas usadas, ahorrar dinero y reducir el impacto medioambiental de este producto”, añadió mientras presentaba una gran cantidad de gráficos y un curioso aparatejo. “Es el proyecto de mi vida”, comentó el ingeniero con la mirada puesta en su creación.

Leer Más