El origen de los andares humanos

En algún momento de la historia natural, algunos miembros de la gran familia de los primates prosiguieron su camino sobre dos patas. Los expertos, que definen este proceso bipedestación, llevan décadas discutiendo sobre el origen de este fenómeno que, al fin y al cabo, sirve para diferenciar a nuestra especie (Homo sapiens sapiens) de parientes cercanos como los chimpancés (Pan troglodytes) o los bonobos (Pan paniscus). Pero ahora el debate podría dar un vuelco. Este miércoles, la revista ‘Nature’ anuncia el hallazgo de los restos fósiles de una especie de primate hasta ahora desconocida que podría haber sido uno de los últimos ancestros comunes entre los grandes primates y los humanos.

Leer Más

Robots biológicos

La historia que leerán a continuación no es ni sobre robots ni sobre la manipulación de formas de vida en etapas incipientes. Tampoco es sobre la génesis de la vida artificial. Es algo más complicado que todo esto. Se trata de la creación de un nuevo tipo de máquinas vivientes. Una vez lanzada una advertencia sobre la complejidad de este logro, ahí va la noticia. Un equipo de investigadores ha anunciado la creación de unas minúsculas “máquinas completamente biológicas“, de apenas un milímetro de tamaño, a partir de células embrionarias de rana. Es decir, desde cero. “Se trata de un nuevo tipo de artefacto: un organismo vivo y programable”, matiza Joshua Bongard, uno de los investigadores responsables de esta creación.

Leer Más

Cerebros resucitados

El límite entre la vida y la muerte, o al menos como lo entendemos desde el punto de vista científico, podría empezar a desvanecerse. Un nuevo estudio, publicado este mismo miércoles en la revista ‘Nature’, anuncia que se ha logrado “restaurar y preservar algunas funciones y estructuras celulares en el cerebro de cerdos que habían sido decapitados por producción alimentaria cuatro horas antes”. Es decir, se ha conseguido que un órgano que consideraríamos muerto vuelva a tener sangre fluyendo por la mayoría de arterias y vasos sanguíneos, el metabolismo cerebral reactivado e incluso conexiones sinápticas espontáneas a nivel celular. La hazaña científica, sin embargo, queda matizada por la cautela sobre las incógnitas que rodean el funcionamiento del cerebro. De hecho, no hay evidencia de esta actividad cerebral inducida se pueda relacionar directamente con un estado de conciencia percepción. Esto, en términos prácticos, significaría que se ha logrado devolver al cerebro parte de sus funciones vitales pero no devolverlo a la vida.  

Leer Más