La gran estafa intelectual

Los estudios humanísticos acaban de recibir un golpe en sus entrañas y, por lo que parece, muy pocos se han dado cuenta. Hace poco más de una semana, Helen PluckroseJames A. Lindsay y Peter Boghossian revelaron que llevaban un año publicando falsos artículos académicos en prestigiosas revistasdedicadas a lo que ellos mismos bautizaron como “estudios basados en la queja” (grievance studies, en inglés) en los que se trataban cuestiones de géneroraza o sexualidad.

Según relataron los impulsores de esta maquiavélica iniciativa, su trabajo consistió en crear artículos “intencionadamente incorrectos” pero con una potente carga ideológica y, a partir de ahí, esperar a ver si alguien se percataba del bulo. Un ejercicio de rigor y credibilidad que, de acuerdo con Pluckrose, Lindsay y Boghossian, estas prestigiosas revistas no han superado. 

De los 20 artículos creados con este propósito; siete consiguieron superar la barrera de algunas de las revistas académicas de referencia del sector, siete más todavía estaban en proceso de revisión en el momento de revelación del bulo y solo seis fueron rechazados por las revistas. Entre los papers publicados podemos encontrar desde un artículo argumentado que “los parques de perros son un lugar para estudiar cómo los humanos reaccionan a una violación perruna” a otro en el que se planteaba “el uso de juguetes sexuales para desafiar la masculinidad heterosexual y la transfobia“.