La autocensura de Galileo

La batalla entre Galileo Galilei y la Inquisición fue también la batalla entre unos planteamientos científicos y unos dogmas religiosos. Pero lejos de quedarse en una batalla dialéctica, llegó el momento en el que el astrónomo se vio entre la espada y la pared. Ante las acusaciones de herejía surgidas a raíz de una supuesta carta en la que por primera vez el astrónomo cargaba contra la doctrina de la Iglesia, Galileo se defendió diciendo que el documento incendiario era obra de sus adversarios. ¿Pero estaba diciendo toda la verdad?

Un nuevo hallazgo parece desmentir la coartada de Galileo. Se trata de una carta de siete páginas con fecha del 21 de diciembre de 1613 y firmada como G.G. (Galileo Galilei). En esta se pueden observar tachaduras y correcciones del texto original provenientes del puño y letra del astrónomo. De acuerdo con los expertos, estaríamos ante la evidencia más sólida hasta la fecha de que fue el mismo Galileo quien modificó su escrito original con la intención de rebajar el tono de sus afirmaciones ante su batalla con la Inquisición. Una prueba sin precedentes que demuestra los mecanimos de auto-censura que se impuso el astrónomo.