Entornos de trabajo que permiten ser feliz

Al menos un tercio de la vida nos la pasamos trabajando. Un tercio de todo el tiempo del que disponemos que, en muchos casos, transcurre entre cuatro paredes mientras desempeñamos unas tareas. En tan solo un año esto equivale a 251 días o más de 2.000 horas dedicadas a la oficina. De ahí que sean cada vez más los esfuerzos enfocados a mejorar los espacios de trabajo para garantizar el bienestar de quienes los habitan.

“Al final es algo tan sencillo como crear un entorno de trabajo en el que los trabajadores estén cómodos”, explica Mari Carmen Martín Muñoz, consultora de bienestar y profesora asociada de Psicología de la Universitat de Barcelona (UB). “Mucho de esto tiene que ver con el ‘job crafting’. Es decir, el que cada uno pueda diseñar su puesto de trabajo. Esto significa que, sin dejar de lado el planteamiento de determinados objetivos, que cada persona sea libre de decidir sus horarios”, añade Muñoz. Un discurso que, además, tiene mucho que ver con romper los esquemas de prácticas controladoras y favorecer la conciliación laboral.

“La idea es crear un contexto en el que las personas se puedan sentir satisfechas con lo que hacen, por lo que al final estarán más comprometidas con la empresa y más motivadas para continuar trabajando”, añade la psicóloga. Fomentar algo tan sencillo como la desconexión del móvil al salir del trabajo se convierte en una práctica que, según explica Muñoz, es tremendamente importante para el empoderamiento del trabajador. Un requisito indispensable para que este pueda ser feliz.