El universo de Newton

La obra de Newton supuso una revolución para el conocimiento del siglo XVII ya que sustituía las antiguas nociones escolásticas por los conceptos matemáticos de tiempo, espacio, materia y fuerza. Según Dampier[1], la gran novedad que supuso la obra de Newton reside en que: “Él tomó los hechos conocidos, construyó una teoría que los encajaba y que podía expresarse en términos matemáticos, dedujo de esa teoría consecuencias lógicas y matemáticas, que contrastó a su vez con los hechos a base de observación y experimentación, y vio que concordaban perfectamente”. La configuración de un nuevo universo solucionaba dos problemas que se discutían en el clima intelectual de la época: la ordenación del cosmos y la presencia de Dios en él. Los principales opositores de estas teorías opinaban que, en el primer caso, faltaba un rigor lógico para explicar los principios según los cuales se sustenta el universo y, en el segundo caso, la presencia de Dios estaba siendo amenazada por un ateísmo latente ante la amenaza mecanicista. El atomismo de Gassendi, el mecanismo cósmico de Descartes y la filosofía del conocimiento positivo de Hobbes creaban un clima de inquietud intelectual entre los pensadores del siglo XVII.

[1] CECIL DAMPIER, William (1992). Historia de la ciencia y sus relaciones con la filosofía y la religión. Madrid: Editorial Tecnos. Página 174-175.

Trabajo completo disponible en el siguiente enlace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s